Patrocinador destacado

Novedades

"No voy", se descarta de plano Edgar Olvera para el gobierno del Estado de México

Foto: Radiofórmula

EN ENTREVISTA con el colega Ciro Gómez Leyva, para Radiofórmula, el 14 de diciembre de 20016, el alcalde de Naucalpan, Edgar Olvera Higuera, se descartó de plano como siquiera aspirante al gobierno del Estado de México por el Partido Acción Nacional (PAN), haya o no alianza con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en las elecciones que se efectuarán en 2017 para elegir gobernador de la entidad. No descartó, eso sí, la posibilidad de la reelección como presidente municipal, a lo que ha apostado desde un comienzo, como bien llegué a apuntar en estos Indicios Metropolitanos. Y está bien, porque no hacerlo sería la mayor estupidez política de su carrera y de los panistas en su conjunto:
Nosotros estamos apostando no solo a lo que nos da humanamente posible y presupuestalmente para trabajar y poner orden al municipio [...] No tengo contemplado contender. Yo, hasta el momento, me he dedicado a trabajar por Naucalpan. Incluso para contender hay que tener tiempo [...] No voy
El alcalde sobre quien se han cebado en los meses finales de 2016 los ataques por los yerros propios y de sus colaboradores, por los temas de inseguridad, aparente nepotismo, incremento de la inseguridad, dormir "con el enemigo" consideró sobre la posibilidad de reelegirse:
Es una forma de medir que hice bien las cosas. Yo creo que estoy en la posibilidad de decirle al ciudadano "¿crees que le puedo seguir o crees que me tengo que ir para mi casa?". 


Grave pregunta para la que ya algunos detractores como sus excontrincantes por la alcaldía David Parra Sánchez y Héctor Miranda, entre otros, ya adelantaron meses atrás una respuesta amenazando con solicitar al gobierno estatal la destitución del edil en términos de la ley.

Falta ver qué sigue. Ha trascendido que a comienzos de 2017 el gobierno municipal hará cambios fuertes en la estructura, algunos de ellos atendiendo a las quejas y señalamientos fundados, otras en afán e interés por zafarse de compromisos adquiridos. La decisión es delicada, porque también de ello depende el camino a la reelección, todavía más que del dato sobre el cambio en la manera como la gente percibe los resultados en materia, por lo pronto, de seguridad.

Así, pues, Edgar Olvera dice: "No voy, no voy ni iré". Mientras por ahí no salga un Andobas que lo agarre de su Teofilito para llevarlo al baile...