Patrocinador destacado

Novedades

Como Sansón

COMO SANSÓN atado a los pilares, rapadas sus aspiraciones de dominio en el Estado de México, entrampado entre las luchas intestinas priyistas, el gobernador Eruviel Ávila empieza a mover las piezas de su personal ajedrez en el afán de congraciarse y congraciar a los grupos de interés, concretamente Atlacomulco y Ecatepec, claro sin descartar las largas extensiones francesas de Montiel y Salinas de Gortari.



En los cambios hechos recientemente en su gabinete parecería darse a notar este afán. No faltan los analistas que consideran este un movimiento resultante de la frustración tras la derrota específica del candidato a la presidencia municipal de Naucalpan de Juárez, David Parra Sánchez. Pero estos analistas pasan de largo que este solo fue un alfil en el tablero político y que, aun cuando sacrificado, cumplió con el cometido de asegurar un amplio dominio priyista dentro de la entidad y, lo más importante, para la presidencia de la República mediante haber conseguido una mayoría relativa en el Congreso nada despreciable. El fin, encaminar a Eruviel Ávila Villegas con rumbo a la grande de 2018.

La andanada de grabaciones que han zarandeado a la empresa OHL constructora del Viaducto Bicentenario entre otras obras  y de pasadita a funcionarios del gobierno mexiquense, empujó al gobernador al descarte adelantado en el interés de formar una canasta aunque sea algo sucia. Comenzando con la “renuncia” del Secretario de Comunicaciones, Apolinar Mena, ahora nos enteramos de la renuncia “por jubilación” del ex director de SAASCAEM y al tanto de los pormenores de dicha obra aun en su nuevo cargo como Secretario de Aguas y Obras Públicas, el Ing. Manuel Ortiz, así como del afán del gobernador de fusionar ambas secretarías en una sola y la misma renombrada como Secretaría de Infraestructura, quedando como encargado de despacho en el ínterin de la realización del invento Arturo Lugo Peña. Y así, otros nueve peones se han movido en las casillas.

Dicho sea entre paréntesis, las columnas del templo reformista de Enrique Peña nieto, como apunté en una entrega previa en estos Indicios, están resquebrajadas y Eruviel, como Sansón, o las termina de derribar o las sostiene, según se vea.

Con Sansón, dice el refrán, no hay que ponerse a las patadas. Pero a todo Sansón le llega su Dalila, y quizá la funcionaria Luz María Zarza llegó para jugar ese nefasto papel. Si para obtener la candidatura y la gubernatura del Estado de México Eruviel jugó la carta de amagar con llevar sus “fuerzas vivas” a la corriente del molino perredista, podría ser que intentara ese mismo movimiento con la vista puesta en la presidencia. Esa sería una de las opciones que podrían, de algún modo, confirmar mis sospechas y pronósticos ya anunciados aquí. Se verá, el paréntesis queda abierto a las especulaciones, sostenido y jalado por los brazos encadenados del poder. El buen juez, por su casa empieza.