Patrocinador destacado

Novedades

El parque es de quien lo paga



COMO EN UNA PARÁFRASIS de aquel dicho del Gral. Pedro María Anaya cuando la intervención estadounidense en México —digo yo por aquello de la cercanía de las polémicas elecciones presidenciales en Estados Unidos—: «si tuviéramos parque, no estarían ustedes aquí», el alcalde de Naucalpan, Edgar Olvera, afirmó durante el acto de anuncio de la rehabilitación del Parque Hundido que se ubica en el fraccionamiento Echegaray que, en síntesis, el parque es de quien lo paga, aludiendo a los “contribuyentes cumplidos” (CAMPA, 2016).

Ante vecinos de la localidad, reconociendo la labor que en el primer año de la administración ha venido realizando el Director General de Obras Públicas, Bulmaro Díaz Valenzuela, Edgar Olvera contrastó lo hecho por su gobierno contra lo hecho por los anteriores (priyistas en su mayoría, panistas en tiempos más recientes), dejando entrever, tal vez sin caer en cuenta que metía a todos sus antecesores en la misma canasta, que no todo había sido malo en el pasado y, en algún punto de la historia, Naucalpan se corrompió en más de un sentido.
Nosotros llegamos con un plan para poder hacer la obra pública del municipio que por décadas se dejó de hacer. En el pasado se apostaba más a las despensas […] y por haber jugado con la rentabilidad electoral, con la rentabilidad política, quizá con el hambre de los ciudadanos, se dejó de hacer mucha inversión en infraestructura […] Nosotros no buscamos un proyecto electorero que simplemente sería lo más fácil, tratar de darle dádivas a cualquier ciudadano porque quizás eso es lo más barato. Nosotros lo que estamos buscando es un proyecto serio, para poder hacer de Naucalpan una “Ciudad con Vida” y regresarle la misma felicidad que de niños tuvimos.

1. Volver al futuro

La infancia feliz a la que aludió Olvera fue la misma que la de muchos de los presentes en el acto, tanto como la de muchos de los que ahora leen estas líneas.

La mayoría de nosotros, los que vivimos esa infancia feliz en Naucalpan, crecimos en esta región entre 1957 y 1982, muchos oriundos de otras partes del país, principalmente el Distrito Federal.

Yo llegué aquí en 1968, a la edad de cinco años. El primer gobierno panista de Naucalpan (1997-2000) lo encabezó, en su primera vez, el Ing. José Luis Durán Reveles —que ahora aspira a la gubernatura estatal—. De entonces a la fecha el poder lo ha tenido en sus manos más tiempo el PAN que el PRI, el cual retomó el ayuntamiento con Azucena Olivares (2009-2012), contra la que pesa una demanda penal por fraude interpuesta por el sindicato SUTEyM. A ella siguió David Sánchez Guevara, hoy preso por peculado.

Olvera continuó diciendo con optimismo en su alocución:
[…] Lo único que busco como presidente [municipal] es devolver esa tranquilidad […] ese valor de sus propiedades, para que en enero vayan con gusto a pagar su predial, porque si no está bien nuestra zona residencial tampoco puede estarlo nuestra zona popular.

Es decir, la zona popular ha dependido en gran medida todos estos años de la contribución de las zonas residenciales, comerciales e industriales de Naucalpan; al menos eso se ha creído. Sin embargo, esta dependencia ha significado una doble falla, pues mientras por una parte ha supuesto un paternalismo lacerante, por otro ha llevado a la población más necesitada a mirar con recelo y quizá envidia o hasta de forma comodina a la población más acomodada del municipio.

Al señalar tal inequidad aparente, el alcalde Olvera comentó a los pobladores de zonas residenciales reunidos en el acto protocolario, recordando lo expuesto en su discurso de toma de posesión (VEGA Torres, "Conciencia y Orden, puntales de Olvera", 2015):

Antes, la lógica para invertir el recurso había sido: unos pagan y otros se llevan el presupuesto. Yo quiero ser un presidente justo, un presidente que no solo vea el rostro de los que menos tienen […] Pero durante mucho tiempo, más del noventa por ciento lo consumieron otras zonas que quizás, sin equidad, no tuvieron la misma cantidad de pagos o aportaciones para que esto mejorara. Y esto vino en detrimento de Naucalpan, de todo el municipio, porque la zona residencial al [verse afectada en su] plusvalía, por supuesto [incidía en que no hubiera] contribuciones [suficientes] que permitieran [reconstruir] las zonas centro y sur del municipio.

He dicho que Naucalpan ya aportó a la vida nacional no solo porque aquí ya generamos mucho IVA de consumo, ISR (Impuesto Sobre la Renta) y hemos aportado a otros muchos municipios del país […] Naucalpan merece más participaciones [del gobierno federal y de sus contribuyentes].

2. Transparentando gastos

Observó, valorando el beneficio de las obras públicas efectuadas en este su primer año de gobierno que, mientras otros municipios mexiquenses sufrieron inundaciones en la pasada temporada de lluvias, esta vez Naucalpan no presentó mayores problemas en este tema “precisamente porque trabajamos bajo la tierra, lo que no se ve y a lo que nadie quiso apostar en las administraciones pasadas”.

Luego, reflexionó sobre los motivos para rehabilitar parques y otros lugares públicos de Naucalpan, además de vialidades como Hacienda de la Encarnación, en Echegaray:

[…] Si no le regresamos vida al parque, si no sacamos a los ciudadanos, otros toman los lugares. Si no ocupamos los espacios, otros lo van a hacer por nosotros […]

Una avenida como Hacienda de la Encarnación [cuya rehabilitación] valió casi 11 millones de pesos quizás hubiera valido 33 mil baches, casi los mismos que llevamos [reparados]. Queremos ir más a fondo y es lo que vengo explicando. Ya hubiéramos terminado de bachear todo el municipio, pero quisimos ir más allá y por eso estamos reencarpetando y, como saben, eso cuesta mucho más caro que simplemente bachear. El bacheo dura tres años, la reencarpetada por lo menos treinta. Y nosotros queremos hacer bien las cosas.
Con tales datos, el edil justificó un poco al aire el gasto que, semanas atrás, de alguna forma había preguntado Indicios Metropolitanos mediante la unidad de transparencia municipal, en vista de las condiciones de deterioro tan generalizado de muchas vialidades naucalpenses y motivado por el interés de conocer información relativa al empleo efectivo del “seguro antibaches” anunciado por el cabildo el 18 de febrero, así como el inventario de baches, de haberlo.

A la solicitud con número de folio 02341/NAUCALPAN/IP/2016 —cuyos detalles pueden ser consultados en este vínculo o en el documento anexado al final de este reportaje— el gobierno municipal respondió (22 de septiembre) [corrección de estilo mía]:
[…] el seguro antibache aún no se ha implementado […] esta Dirección [Servicios Públicos] no hace la contabilización de [baches] debido a que es […] complicado toda vez que depende del cambio climatológico […] sin embargo, los contamos por metros cuadrados, llevando hasta el presente mes 54 mil 848 metros cuadrados de bacheo, los cuales equivalen a un aproximado de 50 mil baches reparados […]
Las cifras, como se ve, no concuerdan. Apelando al recurso de revisión de la respuesta a la solicitud, Indicios Metropolitanos logró que el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de México (INFOEM) ordenara al ayuntamiento:

1.       Publicar los documentos mediante los cuales quede manifiesta la “cantidad de demandas relacionadas con el «seguro antibaches» o por los daños causados a vehículos por baches ubicados en el territorio municipal y la distinción entre automovilistas corrientes frente a los vecinos naucalpenses que hayan recurrido al mismo”.
2.       Monto general erogado por el Gobierno Municipal por concepto de reparación de pavimento o bacheo en el territorio municipal en la primera mitad de 2016.

Cualquiera podría pensar que semejante solicitud está soportada por las ganas de joder al gobierno actual en Naucalpan, pero en realidad la motivación de Indicios Metropolitanos es más de fondo. Porque la solicitud implica un cuestionamiento en varios niveles: ¿Los naucalpenses se enteraron de que su gobierno contempla la contratación de un seguro semejante, aun cuando todavía no hace lo pertinente para su implementación? ¿Anunciar tal fue una estratagema política para aplacar los ánimos de ciertos grupos que han tomado los baches como bandera de batalla incluso partidista? ¿Cómo se coordinan las direcciones de Servicios Públicos y Obras Públicas con Participación Ciudadana para inventariar, si es que lo hacen, los baches? ¿De verdad y por cuánto es más costoso reencarpetar que bachear? ¿Reencarpetar tiene como fin también prevenir la implementación de un seguro como el mencionado?

3. Una transparencia algo opaca

Más allá de la respuesta aislada a una solicitud de información y precisamente por ella se ve la necesidad de modificar la forma como los gobiernos municipales como el de Naucalpan organizan, etiquetan contablemente, acopian, publican y difunden los datos relativos a cada fraccionamiento, comunidad, pueblo, barrio, colonia, por muy exhaustiva que sea la tarea. Cada ciudadano tiene derecho a conocer cómo y en qué se han invertido en retorno sus impuestos, para empezar, dentro de su localidad de forma específica y en segundo término en otras comunidades.

Una de las cosas que pudo verificar Indicios Metropolitanos gracias a esa solicitud de información es que, al no contemplar la Cuenta Pública modo de desglose de egresos e ingresos en función de constantes geográficas, y variables poblacionales, se presta la misma Cuenta Pública para el disfraz, la ocultación y el desvío de fondos presupuestales bajo pretextos de índole generalista, sobre todo en aquellas cuentas relacionadas con temas como los de servicios y obras públicas, como apunté en un documento posterior a otra solicitud, esa con interés en conocer el desglose de la distribución de ingresos por causa de parquímetros en el mismo fraccionamiento de La Florida:
Es comprensible que, en este último punto, el grado de detalle puede resultar exhaustivo, pero de existir daría certitud a la información, no solo la solicitada, sino la manejada al interior del sistema administrativo. Basta ver, por ejemplo, las depauperadas, indignas y groseras condiciones en que se encuentran los policías y las instalaciones de la comandancia de La Florida (comunidad motivo de esta solicitud, sin descartar casos y situaciones similares en otras comunidades) o el descuido sobre Las Torres de Satélite, calles y avenidas de ese solo fraccionamiento. Condiciones que fuerzan a preguntar ¿dónde y cómo se aplicaron y se están aplicando los recursos? (VEGA Torres, "Contestación de Recurrente a Recurso de Revisión 02628/INFOEM/IP/RR/2016", 2016).
Esto implica modificar desde las leyes relacionadas con la Cuenta Pública hasta los métodos y procedimientos contables para la clasificación de los egresos e ingresos, los sistemas físicos e informáticos de registro y archivo, sobre todo si se quiere una mejor transparencia para una más puntual y verídica rendición de cuentas.

Y anoto esto también pues, de la mano de la solicitud comentada, Indicios Metropolitanos también averiguó, por la misma vía, que solo para el fraccionamiento La Florida, el monto de los ingresos brutos obtenidos por el gobierno en la primera mitad de 2016 solo por concepto de impuesto predial ascendió a casi 8.7 millones de pesos, de los cuales se erogaron poco más de 2.2 millones sobre todo en conceptos tales como las bonificaciones a pensionados, viudas, contribuyentes cumplidos, etc., sin que un solo peso de ese dinero se haya aplicado a obras o servicios públicos, al menos conforme a la información provista y desglosada por el gobierno atendiendo la orden dada por INFOEM para entregar y hacer públicos:

a)      Documentos donde consten los ingresos percibidos por cualquier concepto respecto del “Fraccionamiento La Florida” durante el periodo correspondiente a los meses de enero a julio de 2016.
b)      Documentos donde consten las erogaciones realizadas por concepto de cualquier servicio público u obra pública realizados para el “Fraccionamiento La Florida”, durante el mismo periodo.

Los ingresos netos, descontando erogaciones, fueron —al momento de la entrega de la información— del orden de los casi 6.5 millones de pesos, de los que 96% correspondió solo al impuesto predial, incluyendo rezagos y bonificaciones.

¿Tú, amigo lector, sabes cuánto ha pagado tu comunidad y cuánto ha invertido el gobierno en ella, retornando tus impuestos en obras y servicios?

Yo, por lo pronto, hice la solicitud para un periodo concreto. ¿No sería una práctica sana que tal transparencia se efectuara con números, documentos y gráficas comparativas anualmente, para conocer mes con mes esta información por cada comunidad? Ahí es donde necesitan intervenir los legisladores locales y federales.

4. Participación Ciudadana y Rendición de Cuentas

Seguro el gobierno de Naucalpan y los Consejos y Delegaciones de Participación Ciudadana, por lo pronto del fraccionamiento La Florida, mi casa, alegarán que sí se ha invertido en la localidad pues en ese mismo periodo se efectuaron podas y mantenimiento de camellones, así como mantenimiento, reemplazo, reparación de casi 300 luminarias entre otras labores de beneficio para la comunidad que pocos podrán cuestionar. Por lo tanto, deben ser comprobables los gastos por concepto de nómina de trabajadores sindicalizados, de planta o eventuales empleados para el efecto, entre otras erogaciones. Pero, ¿están debidamente etiquetadas en la Cuenta Pública? Porque algunos de los gastos los aportaron de su peculio las mismas autoridades auxiliares y/o en combinación con vecinos solidarios, sin que esto se refleje en las finanzas municipales como “donaciones” ni siquiera como bonificaciones en retribución a los ciudadanos aportantes. ¿Están suficientemente transparentadas o solo son del conocimiento de quienes ha intervenido en el asunto?

Y es que una de las obras por efectuarse en mi fraccionamiento, concretamente la rehabilitación de las riberas del Río Chico de Los Remedios que delimita La Florida y Echegaray, y que se tiene previsto sea la continuación del Paseo de Las Marinas y del Paseo Arq. Luis Barragán, estaba programada según el Plan de Desarrollo Urbano para comenzarse a mediados de octubre y ya comenzó noviembre sin trazas ni trazos. ¿Será que, ante la falta de recursos el gobierno de Olvera concesionará la obra a un particular dispuesto a “donar” dinero y esfuerzo a cambio de algunas canonjías? Si así, ¿cómo se justificaría y etiquetaría contablemente dicha aportación a la comunidad y al municipio; bajo qué partida? Por supuesto, el particular lo haría dentro de sus conceptos deducibles.

Al escribir este reportaje, ningún Consejo de Participación Ciudadana ni Delegación elegido en marzo de 2016, que se sepa, ha efectuado un puntual informe de rendición de cuentas a la comunidad que los eligió, en los términos de ley. Y tampoco las asociaciones de colonos han hecho lo propio, así sea ejerciendo presión o coordinando esfuerzos con el gobierno en turno o con las autoridades auxiliares, esto por hallarse más interesadas como están en resolver sus asuntos internos. En medio de este vacío de rendición de cuentas, la ciudadanía parece conformarse con las evidencias: árboles cortados, ambulantes removidos, clausura de inmuebles con irregularidades, policías de la montada haciendo rondines eventuales cuando no esporádicos (dado su reducido número para el territorio que deben vigilar), etcétera.

De nuevo, los actores argumentarán que la ley y el Reglamento de Participación Ciudadana no los faculta para informar a la comunidad, pero la ley es clara en lo que asienta como parte de sus atribuciones, para los Consejos de Participación Ciudadana [énfasis mío], órganos auxiliares de gobierno:
Informar al menos una vez cada tres meses a sus representados y al ayuntamiento sobre sus proyectos, las actividades realizadas y, en su caso, el estado de cuenta de las aportaciones económicas que estén a su cargo (LVIII LEGISLATURA DEL ESTADO DE MÉXICO, 1993, pág. Cap. 5; Art. 74; Fracc. V).
Mientras dicta para los Delegados y Subdelegados, en tanto autoridades auxiliares:
Informar anualmente a sus representados y al ayuntamiento, sobre la administración de los recursos que en su caso tenga encomendados, y del estado que guardan los asuntos a su cargo (LVIII LEGISLATURA DEL ESTADO DE MÉXICO, 1993, págs. Cap. 4; Art. 57; Fracc. I-d)
En La Florida, como seguro en otras comunidades de Naucalpan, la ciudadanía representada por los órganos y autoridades auxiliares no ha sido convocada en alguna asamblea para conocer los avances de COPACIS, y habrá que ver si Delegados y Subdelegados hacen lo propio al cumplir su primer año en abril de 2017, para efecto de rendición de cuentas en tanto funcionarios públicos.

Sin duda, las obras efectuadas por el momento en Naucalpan han cumplido cabalmente con su finalidad, más allá de una apreciación estética. El Paseo de Las Marinas, por ejemplo, está más concurrido de lo acostumbrado, por ejemplo, a pesar de las protestas iniciales. La recuperación del espacio público se está dando y con ello se va reconstruyendo el tejido social. ¿Hay razón para llamarnos a contento en nuestra condición de contribuyentes, cumplidos o no, por los frutos cosechados?



En la lógica del alcalde Olvera, el contribuyente cumplido tiene derecho al disfrute pleno de los servicios y la obra pública. ¡Cuidado con esa apreciación!, porque puede justipreciar razones para la segregación fiscal de aquellos que, conscientes de su evasión o elusión por cualquier motivo perverso o no, de pronto pudieren verse envueltos en la vergüenza pública y menoscabados sus derechos de usufructo de la cosa pública, como lo son un parque o una vialidad.

Este sofisma que traslada la obligación del gobierno a la ciudadanía, interpósito pago o no de impuestos por parte de los contribuyentes, introduce una condicionante perniciosa: Hay gobierno cumplido, si hay gobernados cumplidos; condicionante con la cual, no solo en el discurso sino en los hechos, se pone el tapete perfecto para pretextar la inacción gubernamental, así como la desidia ciudadana.




Referencias

CAMPA, E. (5 de noviembre de 2016). "VIDEO: Rehabilita Naucalpan Parque Hundido". Recuperado el 5 de noviembre de 2016, de Hoy Estado: http://www.hoyestado.com/2016/11/video-rehabilita-naucalpan-parque-hundido/
LVIII LEGISLATURA DEL ESTADO DE MÉXICO. (1 de abril de 1993). Ley Orgánica Municipal del Estado de México. Toluca, México, México: Gaceta del Gobierno del Estado de México. Obtenido de Gobierno de Naucalpan de Juárez / Transparencia / Normateca.
VEGA Torres, J. (30 de diciembre de 2015). "Conciencia y Orden, puntales de Olvera". Recuperado el 5 de noviembre de 2016, de Indicios Metropolitanos: https://indiciosmetropolitanos.blogspot.mx/2015/12/conciencia-y-orden-puntales-de-olvera.html
VEGA Torres, J. (9 de septiembre de 2016). "Contestación de Recurrente a Recurso de Revisión 02628/INFOEM/IP/RR/2016". Solicitud de información a Unidad de Transparencia folio 01975/NAUCALPA/IP/2016. Naucalpan de Juárez, México, México.