Patrocinador destacado

Novedades

"El Chapo" en las opiniones de dos "enterados"

DESDE LA REAPREHENSIÓN del narcotraficante "El Chapo" Guzmán, las opiniones no se han hecho esperar, así en contra como a favor del hecho. Asimismo no han faltado las revelaciones o refritos que buscan atizar el fuego o, mejor dicho, mantener el interés en un reality show de talla internacional y cuyos protagonistas y antagonistas gozan de una tremenda popularidad ¿por virtud de los medios?

Los artículos y ensayos de diversa índole, así los que analizan el tema, sus causas y efectos, como los que buscan no mamarle las chichis a las serpientes, abonan queriendo o no (este texto mío y los que vengan acerca del tópico son y serán sin duda una muestra adicional) al espectáculo. Y es que en esta era de opinioncracia (concepto acuñado por un servidor) y memecracia (concepto acuñado por la periodista española Delia Rodríguez), cuando la "opinionitis" y el "opinionismo" de los "opinionistas" (como comenzó a llamarse hacia 2008 a los que, periodistas o no, emitían su opinión mediante los blogs y vlogs) empieza a instalarse en el consciente colectivo y la tendencia informativa, casi no hay nada qué hacer fuera de quedarse al margen o sumarse a la corriente.

El qué dirán de hoy no sucede nada más en el vecindario físico, sino se canaliza mediante las redes sociales. El chismógrafo de la época es Twitter, y la ocasión para el intercambio de la charla de café se ha trasladado a los muros de Facebook. Al primero acuden los apresurados, en el segundo se dan cita los que tienen menos premura para otear el panorama.

Así, alrededor del caso del citado narcotraficante de talla internacional, todos han tenido algo que opinar, lo mismo los mandatarios de naciones que los bromistas. Las fuentes generalmente anónimas de los memes circulantes que sintetizan los paradigmas y las paradojas sobre determinado asunto, en este se han cebado lo mismo sobre tirios que sobre troyanos, ridiculizando tanto a unos como a otros. Como en un buen melodrama, la separación entre el bien y el mal, como derivación de la más reciente propuesta cinematográfica de la serie Star Wars, se establece como parteaguas de lo humano y lo inhumano, de lo audaz y lo estúpido, de lo aceptable y lo reprobable en el ejercicio del poder, cualquier poder.

"No tengo de qué disculparme[...] Jamás me he arrepentido de algo que hago", así respondió la actriz mexicana Kate del Castillo al periodista César Muñoz en una entrevista que, ahora sabemos, concedió a pocos días del encuentro con "El Chapo" Guzmán en el que opinó sobre su carta abierta al narcotraficante y la fuga del mismo. "El problema no es 'El Chapo'", considera la actriz al referirse a los problemas que aquejan a México, acusando como causantes a "todos los gobernantes" cuya corrupción ha llevado al país a la situación actual, exculpando de forma expresa al narcotraficante respecto de la situación política, social y económica del país: "Lo de menos es 'El Chapo'". Aquí la entrevista citada.


Por su parte "prefiere ‪'El Chapo' Guzmán‬ una tumba en México que un calabozo en EUA", opina el conocido ex-sicario de Pablo Escobar Gaviria "El Popeye" quien ha incluido en su canal de YouTube un reportaje sobre la captura y la entrevista del capo mexicano. Lo más interesante es a partir del minuto 8:52 donde él opina brevemente sobre el tema, comparando el final del narcotraficante colombiano con el que puede estar esperando "El Chapo" Guzmán de quien piensa que está haciéndose matar y que enloquecerá en la prisión de alta seguridad. Considera también que los hechos actuales ponen la luz sobre la duda de quién ha sido más poderoso entre Escobar y Guzmán. Enseguida el citado video.


Contrastadas las visiones del mundo que pueden tener unos y otros, solo resta pedir al universo que "la fuerza" nos acompañe, para bien o mal, casi como parafraseando al mismo narcotraficante que, en un tramo de las conversaciones sostenidas mediante celular con la actriz y publicadas por el diario Milenio se muestra agradecido por lo que la famosa tenía planeado hacer por él y su afán por publicar su biografía. Lo que ahora me hace pensar si no será este escándalo el último legado del narcotraficante más buscado, y su epitafio tal vez dirá: "No buscaba pleito, solo se defendía".