Patrocinador destacado

Novedades

Un ayuntamiento de coral 2. Indicios de tormenta

LLEGADO EL MOMENTO cuando René Palomares Parra tomó la palabra, este, quien había estado bebiendo sorbos de agua y saboreando una pastilla para abrir la garganta, con aire estudiado y apostura patriarcal que contrasta con los torpes modos oratorios del alcalde Olvera y varios miembros de su administración y el cabildo, fue acortando poco a poco la distancia respecto de la concurrencia conforme fueron pasando los oradores hasta quedar finalmente solo al frente, con gesto retador, aplomo, en el proscenio de esta muy bien montada obra teatral donde villanos y héroes aparecen con máscaras de mártires y santos. Dijo:
[…] No nos dejemos confundir por algunos comentarios que pueden hacer en algunos medios de comunicación o en las redes sociales […] El trabajo que nosotros hacemos no tenemos por qué andarlo publicitando en los medios de comunicación, porque es algo muy costoso y nosotros no tenemos para pagar los desplegados [… como los que] vimos y vivimos en 2012 y de nuevo en estos días. [Tengamos esto] presente para que esta lucha no sea deslegitimada por parte de ningún actor político, por parte de la sociedad […] No podemos permitir que nadie venga a pisotear el estado de derecho que corresponde a los trabajadores
Tras lo cual, informando del apoyo incondicional del Secretario General Estatal del sindicato, Herminio Cahue Calderón, instruyó al abogado Florentino Flores Rangel para instrumentar las demandas laborales contra el gobierno de Edgar Olvera y el Director General de OAPAS, Francisco Javier Santos Arreola, al que describió como “energúmeno” por la forma como estalló tras reunirse con el sindicato y declarar luego a la prensa:
[…] No tenemos injerencia en modificar las fechas, ni los alcances de una iniciativa de ley, que además en su momento fue propuesta del ejecutivo estatal, de tal manera que esto no es un capricho, no es un berrinche, ni un desplante de prepotencia de la autoridad municipal, que encabeza nuestro presidente, Edgar Olvera Higuera, sino, más bien, es un acto de autoridad, de ordenamiento no vamos a caer en chantaje, ni en ataques de prepotencia (SANTOS Arreola, 2016).
«¡Se ve, se siente, tenemos dirigente!», comenzó a exclamar la multitud entre vítores. Envalentonado, el líder sindical aseguró no temer, en este nuevo “episodio” —palabra que empleó corrigiendo, mordiéndose la lengua, para no decir “confrontación”—, a una auditoría al Comité Seccional Suteymista y afirmó enfático que el bienestar de las familias de los trabajadores no tiene margen de negociación. Comparó el clima terso y pacífico con que concluyó la administración interina previa de Claudia Oyoque.

Convocando a una próxima asamblea extraordinaria, quiso dejar asentado que
[…] no nos debemos a ningún partido político o funcionario, sino a Naucalpan.
Mientras, discreto, acomodaba en su muñeca derecha la pulsera con propaganda de la campaña electoral pasada de David Parra Sánchez.
No es únicamente el problema de los trabajadores de OAPAS. Tenemos problemas muy graves en el municipio […] que se han estado […] postergando, exponiendo, incluso, la integridad de muchos compañeros que trabajan en recolección. [Esto …] ha llegado a una situación en que […] la buena voluntad de nosotros también ha llegado a un límite.
Quién iba a decir que tiempo más tarde, el 25 de enero, fallecería Daniel Sánchez Alarcón, trabajador de recolección de basura atropellado por el mismo camión que conducía, al fallarle los frenos (ROSAS, 2016). Ironía de humor negro: si René Palomares Parra es sobrino de David Parra Sánchez, el hoy fallecido ¿era sobrino del excandidato a alcalde? “Muy sospechoso, ¿no creen?”, diría un personaje de comedia de Eugenio Derbez, “coincidencia o destino? ¡Qué caray! Y a una semana de haberse aprobado por el Cabildo que Tesorería de Naucalpan presente un proyecto para un plan de fideicomiso para subvencionar los accidentes de trabajo. Pero el gobierno de Edgar Olvera asumió los gastos funerarios y prometió apoyar a los deudos.

Dos días después del mitin descrito, Francisco Javier Santos Arreola, titular del Organismo de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Naucalpan, mediante boletín de prensa municipal informó que:
OAPAS buscará que los recursos públicos que se otorgan a los trabajadores sindicalizados, para sus prestaciones y beneficios, les lleguen en forma directa y no a través de la cúpula sindical que los distribuye de forma discrecional. 
Precisó que se emprenderán acciones para que las prestaciones de los sindicalizados les lleguen a todos. «Los recursos que se le dan al sindicato, su cúpula los acumula y discrecionalmente decide a quien le da y a quien no los apoyos, cuando ese recurso es para cada uno de los trabajadores. El gobierno de Edgar Olvera [… busca] evitar que el sindicato sea intermediario de los beneficios de los trabajadores que son utilizados por sus líderes».
El mismo director insistió en que
[…]se debe transparentar el destino que han tenido los recursos que el OAPAS ha otorgado para beneficios de los trabajadores sindicalizados, toda vez que no hay documentación que justifique el uso de los mismos.
Razón por la que solicitó al Órgano Superior de Fiscalización del Estado de México (OSFEM) investigue el contrato colectivo de los trabajadores a fin de que se dé a conocer el destino de los recursos públicos que se entregan al sindicato para los beneficios de la clase trabajadora —que en los últimos tres años superó los 50 millones de pesos—, imputaciones que el líder sindical niega rotundamente.

Medios locales como el blog Política y Estilo han cuestionado la designación de Santos Arreola proveniente de Cuautitlán Izcalli:
¿Por qué Olvera designó a alguien de muy dudosa reputación al frente de una de las dependencias más importantes del gobierno? 
La respuesta más cercana podría encontrarse en la “amistad” de Santos Arreola con Felipe Calderón Hinojosa y Margarita Zavala, tomando en cuenta que el edil de Naucalpan es parte del grupo del expresidente de la República, pero sea lo que sea, el OAPAS es tan vulnerable que no creemos que Paco Santos vaya a llegar a transformar esa dependencia (POLÍTICA Y ESTILO, 2016).
Reporte Mexiquense recogió lo dicho por Edgar Olvera en entrevista respecto de las propuestas de directores que presentó al Cabildo:
Los funcionarios que conforman el gabinete del gobierno municipal de Naucalpan estarán a prueba todos los días y a quienes no den resultados se les invitará a que pasen «buena tarde» […] No se les entrega un cheque en blanco, tienen que dar resultados. 
Les he dado un voto de confianza para que muestren en Naucalpan lo que han aprendido no sólo en la academia, en la vida, en el día a día […] Todos estarán a prueba no solamente los primeros cien días. 
Habrá quien dé resultados los primeros tres meses y crea que con eso ya terminó la administración, por ello estaremos vigilando todos los días, evaluando su desempeño (YÉPEZ Carrasco, 2016).
Así, en el arrecife municipal, morenas, tintoreras, medusas, arlequines, pulpos chupeteadores, erizos y demás fauna se armaron con argumentos tanto a favor como en contra de las siempre vulnerables esponjitas y corales, tanto las sindicalizadas como las que no.

Días después, en asamblea extraordinaria que reunió a alrededor de tres mil trabajadores sindicalizados, el líder de la organización solicitó además la autorización para salir a las comunidades e informar a la ciudadanía del conflicto laboral que padecen y de las diversas irregularidades que se acreditan en la actual gerencia. Llamó —una vez más— al alcalde Edgar Olvera, para entablar un diálogo respetuoso, para alcanzar los acuerdos y evitar mayores problemas que a nadie favorecen.

Esta presión político-laboral que pretende enmascarar la verdad tras el conflicto pone, más pronto de lo deseable, el dedo en la llaga de un municipio herido por una caterva de interesados en sacar la mayor raja posible a costa de los naucalpenses.

Aquí, en Indicios Metropolitanos, lo he indicado en consonancia con la apreciación de otros medios:
Olvera llega a un gobierno marcado por la simulación. En aras de la transparencia que pretende estará obligado a dejar claros los intereses detrás de sí, las más que suspicaces relaciones con personajes como Azucena Olivares, por mencionar uno sobre el que el mismo sindicato, respaldo del contendiente electoral David Parra, fincó responsabilidades de orden penal que hoy nadie se atreve a decantar y parecen más bien conformes con haber cobrado de lo perdido lo que buenamente apareció. Ahí sí, la imagen del líder sindical caracterizado con sus gafas oscuras y ostentando poder y riqueza como se muestra frecuentemente René Palomares Parra al más puro estilo de los moneros clásicos, es claro indicio de la “ceguera” acomodaticia y adoptada como recurso interinstitucional. (VEGA Torres, "Conciencia y Orden, puntales de Olvera", 2015).

Si algo estaba podrido en el ayuntamiento al punto de hallar un “muladar”, como declaró Olvera a El Universal (OLVERA Higuera, 2016), no cabe duda que el sindicato forma parte del mismo estercolero, pues nadie va a creer que, en un México donde el corporativismo se convirtió más pronto que tarde en el cáncer lacerante de nuestra sociedad, economía y política, SUTEyM Naucalpan sea la excepción.
[…] la gente no votó por él [Edgar Olvera], ni por sus propuestas, ni por su “carisma”, ni por su inteligencia, mucho menos por su “enorme” capital político.

No, los naucalpenses votaron en contra de David Sánchez Guevara y de David Parra Sánchez, lo cual es muy diferente a lo que presume Olvera Higuera: que él se echó a la bolsa a la comunidad gracias a una plataforma “diferente” de gobernar (POLÍTICA Y ESTILO, 2016). 
Edgar Olvera está atrapado entre la corrupción y la deshonestidad, y si no se deshace de toda la mala compañía que tiene, su gobierno colapsará en los próximos seis meses, y esto no es para alegrar a nadie (POLÍTICA Y ESTILO, 2016).
Al terminar el mitin, Indicios Metropolitanos ¡al fin! pudo entrevistar a René Palomares Parra cuestionándolo sobre dos asuntos concretos, el primero hasta dónde piensa llegar el sindicato en el asunto objeto del mitin y el segundo, un tema sobre el que hasta el momento “nadie sabe nada”.
IM: René, ¿cuáles serían las últimas consecuencias a que te refieres?
RPP: Nosotros somos muy responsables.

IM: Es decir, ¿llegarían a alguna huelga?

RPP: Pues eso lo determinará la asamblea.

IM: Ustedes llevan varios problemas por el estilo desde Azucena Olivares y hay inclusive una demanda de corte penal. ¿Qué ha pasado con esa demanda?

RPP: No tenemos nada que hacer. No hemos dado seguimiento. Quien tiene que atender es la autoridad, no yo.

IM: Es decir, ¿la autoridad [PGJEM] es la que no ha dado seguimiento?

RPP: [Silencio]
Acto seguido, Indicios Metropolitanos efectuó la solicitud de información correspondiente mediante el Sistema de Acceso a la Información Mexiquense (SAIMEX) del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de México y Municipios (INFOEM), con el folio 00055/PGJ/IP/2016, código 000552016082193953001, para conocer el estado que guarda dicha demanda penal de la que, como he señalado en anteriores publicaciones, ni el abogado Javier Chávez Tello (quien elaboró la demanda), ni David Parra Sánchez, y ahora tampoco René Palomares (el demandante) Parra saben nada; y sobre la que, en cambio, la diputada Irazema González, hija de la exalcaldesa ha negado su existencia como aseguró a estos Indicios Metropolitanos antes de finalizar 2015.

(Continúa en la tercera parte.)